Pollo en su jugo

Chanclas se van a tener que poner los gorriones para apoyarse en el quicio de las ventanas. Aquí hacen el calor y la reparten al resto del mundo.

Salía para Hacienda a las nueve de la mañana y no me entraba ni agua en la garganta, con el susto. “¿Estado civil?” “Soltero y casi entero”. “¿Hijos?” “Que yo sepa..”. “¿Cuenta ahorro?” “No”. “¿Posesiones?”. “Más bien, poseído”. ¿Alguna vivienda que declarar? “No, de alquiler”. “Pues te vamos a dar 144 euros”. “No me digas, si con el borrador me tocaba pagar”. A quien madruga…
Ahora sí puedo beber, y es casi lo único que hago en el día. Zumos, batidos, acuarios y cervezas. Me falta el gazpachito y me sobra el pucherito. En el periódico, sin aire acondicionado y sin agua, nos sentimos corresponsales de guerra. Todo mi imperio, Hacienda lo conoce, lo daba por un soplo de aire. Pienso en Cuba, no se estaría mal por allí…
Cuentan en la redacción que uno de los ocho hijos de Fidel es un enamorado de Cádiz, será por aquello de La Habana con más negritos, el Malecón y el salero. Sus hermanos son médicos, mecánicos o programadores informáticos, pero éste es el díscolo de la familia, el que se le puede ver por la isla de tasca en tasca. El Goldo, le apodan, y es conocida su afición por el rioja y por los alfajores de Medina. Hasta 14 de una vez dicen que le han visto comerse en un suspiro. Me he acordado de él, qué fatiga de comerse un polvorón. Al menos espero que el chaval tuviera agua.
No es día para entretenerse con anécdotas. Con prisas salgo corriendo para ver el futbol, pero mi estanquero, con todas su plumas, se pasa media hora para atender a un sufrido y acalorado seguidor de la Roja, cada vez más colorao. “Un paquete de Lucky”. “No hay”. “Pues de Marboro”. “Marboro, chuli, como la Torre del Oro, superguay”. Allí te ponía yo a las tres de la tarde, a inflarte como las palomitas.
Y una superduchaguay, en remojo me pasaba tol día como un huevo duro. Y otro baño, el de España a Rusia. A Siberia me iba destinado sin problemas ahora mismo. 3-0. Cualquier fuente sería buena ahora. Podéis tener la Giralda, la Catedral, la Maestranza y otros monumentos con faldas, pero al llegar la ola africana, vaya, vaya,…

Anuncios

4 Respuestas a “Pollo en su jugo

  1. menos mal que no soy la única que está derretía…

  2. Habrá que refrescarse, morgan, así que esta noche, veo, veo cerveceo¡¡¡¡

  3. no me ves, pero estoy levantando la mano muy alto y gritando: “yo priiiimer!”

  4. Marqués de Penibética

    a la caló, caló……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s