Una especie única

Los hombres tenemos raras costumbres. Y evolucionamos lento, muy lentamente.

Somos de esa condición. Si como individuo único, un varón tiene por habitual colarse en cualquier sitio, llegar tarde a las reuniones, dejar todo para el día siguiente, mangar en elcortinglés, llevar la música en el coche a toda leche, hacer caballitos con las motos o pasar de todo lo que tenga que ver con la tapadera del vater, el tapón de la pasta de dientes o cerrar los botes en cualquiera de sus variantes, en compañía, las destrezas se multiplican por la cantidad de sujetos que compongan el grupo.
Somos competitivos. Ya de pequeños jugamos a ser el más fuerte, el superhéroe a quien nadie puede, y nos flipa ser el primero, el vencedor entre todos los chiquillos. Carreras, saltos, luchas, enanos salvajes con heridas de guerra en forma de puntos de sutura que te acompañaran toda la vida. Lo que molaban los yesos en los brazos y que toda la clase escribiera. Era inseparable de mi amigo Carrillo, hoy ilustre teniente de la benemérita, y nos inventábamos mogollón de juegos. Nuestro preferido era el tiro a distancia del gajo de naranja. Ganador, el que tirase más lejos el pellejo. El único inconveniente eran las carreras delante de nuestras respectivas madres cuando veían como habíamos dejado el patio tras cuatro horas de disputada competición. “Pero no dices que comer fruta es bueno”, alegábamos como escapatoria al inmediato escobazo.
Vas cumpliendo años y te metes en una pandilla. La que a mí me tocó era de auténticos cafres. Liderados por el cafetera, el veterano del instituto, una de nuestras hazañas fue la colección de chapas de coches. Las w de los volkswagen molaban porque nos hacíamos collares, muy raperitos; las de los mercedes eran las más valoradas y los aritos de los audis los más difíciles de sacar con el destornillador. Teníamos a media policía y a medio pueblo detrás de los usurpadores de chapitas. Evidentemente, entre tanto moreno rapado y tatuado, no era difícil distinguirme y siempre tenía que llevar una gorrita cuando salía de caza.
Siempre conservaremos dentro a nuestro niño, aún rozando la treintena. El culmen se produce si mezclas a amigos de la infancia con alcohol. Poniendo un bar como escenario, en una reunión de colegas con siete cubatas a las espaldas, uno grita ¡Choque de pollas¡
Pantalones por las rodillas, en calzoncillos, llega el momento en que cada soldado saca su espada laser y lucha contra sus rivales mientras se despollan de la risa, nunca mejor dicho. Es una variante que me cuentan unos amigos de a ver quién la tiene más grande, un clásico del entretenimiento masculino que proviene de la prehistoria. Seguro que los homínidos ya se la medían entre los colegas. No hay más que ver la afición de los primates al plátano.
Pero llega la evolución. O la involución, que nunca se sabe. Es el hombre metrosexual, esa rarita especie. Él es comprensivo, sensible, detallista… lee e incluso subraya el Cosmopolitan. Recuerda todas las fechas, hasta el día de la mujer trabajadora. Les molan las comedias románticas e ir de tiendas. Y se fija en los cambios cuando la hembra va a la peluquería. “Tú te has saneado las puntas, ¿no?“. Ahora no estarán en bares, sino en los cines viendo por tercera vez la de Sexo en Nueva York.
Como está de moda, hay algunos especímenes auténticos que se ocultan bajo esta fachada. ”Morrearse vosotras primeras y lo hacemos nosotros” se va a convertir en otro clásico del antiguo arte de ligar guiris. Pero detrás de la apariencia subyace el auténtico cazador.
Las paleontólogas descubrirán su fosil dentro de unos miles de años y dirá: “iba vestido de hermesgovantes y llevaba barbita de tres días, pero sólo era por adaptación. Aquí está el tubo de pasta de dientes sin tapón. Esto era un hombre”. Y se acordaran con melancolía.

Anuncios

11 Respuestas a “Una especie única

  1. Qué chasco me he llevado. Y yo que creía que, de verdad, los hombres habíais evolucionado, que os habíais vuelto sensibles y comprensivos, limpitos y responsables de que todo esté en orden. Incluso conocí a uno que hasta cocina mejor que yo y otro que plancha mejor que yo (esto no es difícil, todo hay que decirlo). También me topé con uno que tardaba más que yo en arreglarse, siempre me tocaba esperarlo para salir y eso que ni se secaba el pelo, ni se maquillaba. Eso no mola. La metrosexualidad tiene un límite. En fin. Y ahora, gracias a tus tratados psicológicos en forma de post, me entero de que es todo una estrategia. Que los verdaderos tíos (los del eructo, los desastres, los salvajes) están debajo de esa fachada de civilización. Pues vaya palo. Al próximo que me deje la tapa del wc abierta o el bote del champú sin cerrar le gritaré “¡te pillé, a mí no me engañas!”.

  2. Por cierto, vienes conmigo a ver ‘Sexo en Nueva York’ por cuarta vez?

  3. Querid@ aficionad@ al arco y las flechas:

    Como troglodita solo puedo decir “uh, gr,ah, uair, jor”, pero como eso sólo nos entendemos entre nosotros cuando estamos viendo un partido de fútbol metiendonos puñados de cacahuetes en la boca, te traduciré: ver a Carrie, Samanta, Charlotte y Miranda puede ser una gran estrategia para conocer mejor a las ‘treinteañeras’ . Interesante. Pero si juega España la final de la Eurocopa, mis instintos primarios sólo pueden decir “uh, gr,ah, uair, jor”. Además, he quedado.

    PD: en esta dirección http://www.brainfall.com/quizzes/which-sex-and-the-city-character-are-you/ puedes comprobar a cuál de los personajes te pareces más. Yo lo he hecho y me ha salido el portero de la casa.

  4. Ya me lo imaginaba, los instintos primarios son así y el fútbol es uno de ellos para los ‘machotes’, los gays van por otro lado. Muy gracioso el test, me sale que soy Carrie, claro como es la que nos gusta a todas, seguro que tiene truco y pongas lo que pongas te sale ella. Esto me dice:
    <>

  5. No sé por qué no ha salido, el resultado del test: ”You are Carrie. You know what you want out of a relationship and you’re not afraid to keep moving until you get it. Wit and charm are your biggest turn-ons, and you like guys who appreciate you for your mind as much as your body. You have fun playing the dating game, but secretly you just can’t wait to find the guy who sweeps you off your feet and carries you into the sunset.” A ver ahora

  6. Esto se tiene que acabar, ya vale este diálogo a dos bandas. Por cierto, me pregunto qué esconde la obsesión de Guillemo Tell por la tapa del inodoro. Tony, tú sigue en tu sitio, que la recompensa será grande.

  7. Queridos:
    Podriámos hacer un día de estos un programa como el de furor, un bando contra otro, chicos contra chicas, sería muy divertido, más que meter en un titular que la previsión presupuestaria de 2009 va a reducirse por debajo del PIB nominal del 2%, que es lo que me ocupa en estos momentos.
    A ver…bienvenido al trío. Por las bandas, es por donde mejor se penetra en el interior del área, ya lo dice Luis Aragones, con un buen par de extremos es más fácil meterla en la portería.
    …y Tell, no entiendo el inglés, por eso no me como un rosco con las guiris y los demás se las llevan con extrañas estrategias. Lo de Carri, me recuerda más a mi amigo Carrillo, el de los gajos de naranja. Pero como en los horoscopos, seguro que te identificas con una parte de cada una, y eso te completa como una mujer de estos tiempos, como las que salen en esa serie, segura, independiente, que se ríe con sus amigas de los machitos que se ponen bien el paquete antes de ir a ligar, directas hacia la exterminación de Alfredo Landa. Corren nuevos tiempos, ya lo dice Aido, cada miembra con su miembro.
    En lo que todos estamos de acuerdo es en que nos gustan las ‘porritas’. Yo digo un 2-0. ¡Viva España¡ Besos.

  8. QUILLO, CABRÓN (de parte de Raul) QUE TE LLEVO LLAMANDO TODA LA NOCHE Y ROSI TAMBIÉN. MEMO, ENCIENDE EL TLFNO. QUE HA GANADO ESPAÑA LA EUROCOPA. EL GOL DE TORRES COMO EL DE MIJATOVIC EN LA SÉPTIMA. HEMOS PUESTO WE ARE THE CHAMPIONS… EN EL FONDO TE QUEREMOS… pelirrojo de eso……. LLAMAAAAAAAAAAA!!!!!!

  9. Vaya domingo que lleváis! España ha ganado y yo he sido una troglodita más, me he bebido diez cervezas, me lo he fumado todo y he permitido que los tíos de la reunión salten en mi sofá. No estoy preparada para la guerra de los sexos… Aunque me voy a New York en agosto!!! Ole! (Oye, que me parece bien lo del lunes en el salvador. Yo llamo al salir)

  10. Va a parecer que he esperado a que se inicie una guerra de sexos para entrar en acción. No es así, porque hace tiempo que perdí la batalla del tubo de pasta de dientes, la tapa y, por favor, cómo olvidar la cajita de las lentillas llena de líquido y con las dos tapaderas al lado, en el poyete del lavabo…
    Tengo la tarde libre y me da una envidia que me muero no poderme acercar a las cervecitas -me he aficionado a la clarita este verano-, pero lo de saltar de la Andalucía orientá a la desorientá en un par de horas me parece complicado…

  11. Bienvenidas chicas.

    Rosy, creo que me he cargado el movil, estoy en plan bricomanía con un monton de piezas intentando arreglarlo y por eso no pude compartir la fiesta.
    Y Oceanía, te sorprenderá, pero al final no hemos quedado. Imagino que ya todo el mundo estará en la playita, que es adonde me voy yo mañana. Por fin. Muchos besos y nos seguimos contando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s