Ole Aita (Parte I, la Amistad)

Sinergia. Unión. Coincidencia de momentos vitales. Descubrir un nuevo territorio. Euskadiz.

En la playa de Zumarria, al fondo el Sagrado Corazón

En la playa de Zurriola, al fondo el Sagrado Corazón

Visité San Sebastián en noviembre, en otras circunstancias, entonces con una ex (me faltan dedos para contarlas) y ahora con amigos (que no me amputen ni a uno). La noble ciudad recibe con clase, saluda con confianza y deja un poso en el corazón en la despedida. Su playa ofrece una pizca de sal a la mezcolanza de sabores, tantos como procedencias arriban a la olla, y su agua es transparente como las almas de sus moradores.
Si algo recordaré de esos días, con alegre melancolía, será sin duda la sustancia del puchero que cocinamos. La receta venía cocinada desde Groningen, tibio paraje holandésen el que se conocieron la mayor parte de los ingredientes que conformaban la receta y al que me uní como un toque de pimentón. Fácil para un chef guisar un buen plato, nobleza y cariño que deja un regusto a cocina casera, en el que ningún toque exótico desentona. Para acompañar, muchos vasos.
La primera noche del meeting salimos a por todas y ni siquiera el fuerte viento que provocó la suspensión del festival Jazzaldia (el yazaldi) nos hizo cobijarnos. Exportamos a la calle una insólita torre de Babel donde el inglés dominaba (de lo contrario el austriaco Michael se hubiera enterado de menos que un chino en una ikastola) y le seguían a la zaga el castellano, el euskera, el alemán y el gaditano, éste último con subtítulos por su dificultad de comprensión. Las caras de los que pasaban por el lado eran poemas, “y estos tíos a qué están jugando”, se preguntarían. La cerveza subió a la cabeza a la altura del avión y en horas la troupe ya estaba de discotecas examinando a la fauna local. Dos chicas guapas para 20 tíos y nadie las acompañó de vuelta. Un clásico, dicen por allí. Unas calentonas, describirían al sur.

Pletóricos uno del sur de Cardiff, Álvaro, Robert, Mihael y Gorka

Pletóricos uno del sur de Cardiff, Álvaro, Robert, Michael y Gorka

¿Cuál fue mi mejor día? El siguiente. Paseo por el centro, un ensayo matutino en la playa de The Waifs, siesta en la playa y un guateque en casa de los anfitriones en el que, tras las ensaladas y la tortilla con pimientos, la risa corrió tanto como la música y casi superó a las abundantes miradas de soslayo chico-chica. Las piezas (sobre todo, los piezas) comenzaron a moverse sobre el tablero.
Guitarras y timbales acompasaron el regalo de Hannah de los Perrino Bros mientras el corro de la patata disfruta de la velada. Y luego llegó el himno oficial de la fiesta. El destino vaticinó un Toc, toc, toc y tú me dices no que descubrió a nuevos e improvisados cantautores, pero impacientó a unos desagradecidos vecinos, ignorantes del momento que vivían un grupo de almas en el piso de arriba. Concierto en la playa, litros de alcohol en las venas, paseos inolvidables y amores no tan imposibles (¿hay vuelo directo todos los viernes?), todo bajo una luna llena, maternal, que admiraba el movimiento sinuoso de hormiguitas borrachas en afán de apareamiento.

Tania, Álvaro, Ainara, Lorea, Gorka, Amaya, Guille, Robert, Leire, Andere, servidor, Ager y Villa

De izqda a drcha: Tina, Álvaro, Ainara, Lorea, Gorka, Amaya, Guille, Robert, Leire, Andere, servidor, Ager y Villa

Un viernes de despedida de Mihael, mi bautizo en el Cantábrico a la sombra del Kursal, unos broncos partidos Euskadi-Andalucía y un concierto de los Mungolian Jet Set (el cantante iba más drogao que Pocholo) que a nadie dejó indiferente, preludiaron un sábado de auténtica camaradería (léase compadreo).
Fue en la tierra de Juan Sebastián Elcano, aquel que un día dijo a su mujer “voy a por tabaco, ahora vuelvo”. Si para algo han nacido los vascos es para comer en reuniones de amigos, de ahí las sociedades gastronómicas, y ansiaba participar de tamaña tradición local. Regado con txacolí, cayeron rodaballos, lubinas, almejas y bogavantes a precio de reyes pero a gusto de dioses.

Éramos seis y nos pusimos como el Kiko, el Kikoak en euskera

Éramos seis y nos pusimos como el Kikoak

No éramos los únicos en el asador del pueblo pesquero de Guetaria, otra congregación de euskaldunos bebía y cantaba sin entonar a nuestra espalda. Unos baños de amistad que asemejamos poniendo nuestros corazones sobre la mesa, con confesiones más o menos creíbles, nos rallamos tanto que parecíamos cebras. Todo antes de despedirnos con la gran fiesta del sábado, en la que volvimos a comer, beber y sobre todo a reír como sólo sabe hacer una pandilla de amigos de toda la vida que acaba de conocerse, pero cuyos espíritus ya han compartido más de un viaje con retorno.
Porque de eso se trata la vida. Para nada valen las posesiones, el dinero, o la cantidad de lugares visitados donde no reconocerías tu huella al volver, en comparación con un abrazo sincero. ¿Un antes y un después?. Quizás.
“¿Qué palabras ponemos de fin en esta despedida?”, preguntaste apagando un porro en el Peine de los Vientos. “Déjalo en puntos suspensivos…continuará” y entonces todos volvimos de nuevo a caminar sin mirar atrás, sólo adelante.
Agur no, Donostia, siempre hasta luego.

Próximo capítulo: El estado del problema vasco (es decir, el sexo)

Anuncios

8 Respuestas a “Ole Aita (Parte I, la Amistad)

  1. Gloriosa pluma la del Tony, del Sur de Cardiff, que recoge lo experimentado y transmite lo vivido. Mi más sincera enhorabuena por tu escrito.

  2. Y los Perrino Bros, como The Waifs, se salen!!!

  3. Muy buena pisha! me han encantao, estoy esperando que salgo la edicion de “El problema vasco, el sexo” jajaja
    hasta pronto!

  4. “La amistad puede convertirse en amor. El amor en amistad…nunca.”
    ¡Vaya pluma tienes rubio! Gracias.

  5. AGER, AJER, ANGER ... o como quieras

    Pisha … Ansio leer el verdadero problema de Euscadiz …

    tremendo…

  6. La has clavado! Mejor expresado imposible!

    El solo de gorka merece episodio aparte!

    Nos esperan en Zarautz, no me falles!!

  7. Chicas, que el FUENTES se ha echado amiguitos monos en sus vacaciones!!! Mirad las fotos, que hay buen nivel! Esto se anima!

  8. Poco a poco el “problema”va solucionándose..necesitamos
    más influjo sureño.. Toc,toc,toc y tú me dices siiiii!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s