Ole Aita (Parte III, el deporte, o algo así)

Nunca he estado más en forma. No ya en forma redonda, sino hecho un auténtico harrijasotzaile.

“Vamos, que ya son las doce de la mañana”. Régimen cuasi militar en el salón. Tras dormir en un saco en el suelo con la única compañía de una esterilla, el toque de corneta del cabo Robe me rechina en los oidos. ¿Será de la resaca? “Si yo soy más bien un tanto perrino”, alego.
No existe compasión con los gaditanos y sus costumbres en estas tierras, preparados sólo para dormir y viviendo el lado salvaje de la vida en posición horizontal. “Normal que aquí haya tantos pelotari”, pienso, “de tocapelotis”. Asumiendo la verticalidad, legañas fuera, duchita y a ponerme la vestimenta oficial de deportista caletero, bañador y chanclas, nada de maillots de triatlón y trajes regionales parecidos.

Otro deporte de los clásicos, el mariconeo (por parejas)

Un deporte de los clásicos, el mariconeo (por parejas)

“A ver, ¿de qué va esto hoy?”, pregunto mientras resuenan los tambores de guerra, los típicos conciertos de viento de las mañanas masculinas. ¡Un Euskadi contra España¡ En futbol, voleibol o lo que sea.

Control anterior a pase sin mirar (o a lo Laudrup) de la selección andaluza en el salón de la casa

Control anterior a pase sin mirar (o a lo Laudrup) de la selección andaluza en el salón

Uno que venia de sanfermines y otro que iba a torear a la lubina

Uno que venia de sanfermines y otro que iba a torear a la lubina

Pego la primera carrera en la playa y se me sale el hígado por la boca. “Yo de portero, que soy extracomunitario”. Reímos mientras miramos al lado un rudo juego de zagales. Tiran a uno a la arena y lo azotan fuerte con las toallas sin dejar que se levante. Pechá de comer arena del chaval. Nosotros estamos más para dejar de dar pelotazos a los sufridos bañistas y jugar al mus, añoro el esfuerzo de sólo tener que guiñar un ojo a la pareja.

Después de tanto deporte, hay que alimentarse...

Después de tanto deporte, hay que alimentarse...

Claro que antes tenía que haberme aprendido las reglas, que ya me tangaron por la noche con el pim pam pum, aparentemente sencillo pero indescifrable para mí, en el que siempre perdía y me tocaba beber. Así me levantaba. Entiendo que con tanta afición por la comida y a falta de otros esfuerzos físicos, el deporte es necesario, peor hubiera sido coger piedras por encima de la cabeza o cortar troncos de árboles, que ya me lo temía.

¡¡Pero chico¡¡ No te hagas el sueco...

¡¡Pero chico¡¡ No te hagas el sueco...

Lo que sí practicamos fue otra de las tradiciones locales. Con lo mal que está lo de aparcar por San Sebastián, se decidió ir a Guetaria, donde vimos regatas de traineras, en un único coche. De seis, a uno le tocaba maletero. En el viaje de ida fue Villa pero en el de vuelta me apeteció probar.

Descojone de secuestro

Descojone de secuestro

Así que ahí me metí envuelto en toallas por si nos paraba la poli y no iba mal, hasta que paramos en el Eroski a hacer la compra ya que íbamos de camino. Asi que cuando paramos en un semáforo y uno de los peatones se me quedó mirando con cara de “¿quién coño es este rubio?”, sólo pude sonreír entre barras de pan, las plantas de regalo para las niñas y doce litros de cocacola. “Aupa, qué tal, aquí con la coña, ¿muchos baches hasta Donosti?”

Veo, veo mochileo, agur donosti (¡eso era mi equipaje de mano¡)

Cuando terminó el viaje estaba derrotado y con agujetas. Porque uno es más de barra fija y maratón de papas aliñás, correr detrás de los vagones que se escapan, saltar para bajarle la luna a una niña que me lo pida y surfear en sus hoyuelos. Y reir, que dicen que es lo más sano. Besos.

Anuncios

5 Respuestas a “Ole Aita (Parte III, el deporte, o algo así)

  1. ¡Rubio!: que el deporte es para el cuerpo, lo que la musica para el alma…

  2. Me encanta el mariconeo por parejas!!

  3. fuentes, fuentes, si es que desde que te has hecho hombre de mundo y te has ido a recorrerlo no entiendo tus posts… yo quiero fotos de vuestras conquistas!!! (juas, juas!)

  4. Marqués de Penibética

    e… veo veo…. mariconeo….

  5. Deporte, nada de sexo, secuestro en un maletero, jamada, música… Esto es Euskadi. Ven y cuéntalo.
    Y tú lo has contado como nadie, rubio. Me has dejado boquiabierto.
    Eskerrik asko.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s