Déjà vu del déjà vu

Han pasado más de seis meses desde las elecciones, pero este fin de semana confirma que nada ha cambiado.
Entonces nació el embrión del olepapa, el blog que me encargó el grupo Joly para la campaña del PP, la pérdida de mi virginidad bloguera. Este fin de semana la manada ha vuelto a las andadas, con ausencias destacadas, olisqueando el rastro de Javier Arenas. Ahora en un recinto acotado, el Parque Joyero de Córdoba, y no a lo ancho de la vasta Andalucía. Recupero los títulos de aquellos posts ya amarillentos para resumir un congreso popular que tantos recuerdos me han traido de aquellos días de vino y tréboles de cuatro hojas.
Día 1. Los polideportivos son para hacer deporte. Corría el 22 de febrero, Rajoy iniciaba campaña en un inadecuado polideportivo de Cádiz y una conversación telefónica con mi padre me estremeció: en el humedo hotel donde nos alojábamos los periodistas, celebraron ellos su luna de miel casi 30 años atrás. Allí pudo escaparse el espermatozoide colorao, pero mi inquietud la apaciguó mi padre días más tarde, desmintiendo como lo hacen los políticos, a medias verdades. La historia me la recordó una compañera de la radio, “tío, te acuerdas del hotel de Cádiz, a mí me han puesto en uno de una estrella enfrente de la Mezquita”. Como la crisis siga así, en bares de carretera nos vemos en la próxima.
Trébol de cuatro hojas Decía entonces que en una caravana te debes aplicar la máxima de come cuando puedas, ve a un aseo limpio cuando puedas, duerme cuando puedas , carga el portátil y el móvil cuando puedas, y lo otro, pues, como siempre, cuando te dejen. En un congreso no tienes facilidad de movimiento. Aunque el cartel del menú ponga 5.90 y en la caja lo achaquen a un error tipográfico y tengas que acoquinar 15,90, come, porque en la segunda planta vale 30 euros. Y en todo lo demás aguanta lo que puedas hasta que llegues al hotel y en lo de siempre, pues como siempre. “¿Y no ha habido ningún lío entre nadie?”, me preguntaron al volver al periódico. “Esta vez el bromuro se lo echaron a los flamenquines”, alegué.
Be my friend Arenas sigue buscando amiguitos, ahora sindicalistas o gays, lo mismo le da. Le han dejado el traje hecho una arruga de la de abrazos que le han dado al hombre. Y de amigos, de aquel descubrimiento que supuso un periodista cordobés fan de Manolete hemos pasado a su réplica, en la sala de prensa uno de sus ocho hermanos, periodista y del mismo medio que el gran Floren. Y reencuentros agradables y nuevas amistades y cosas de las que hablar, de las que callar, de las que reír y por las que brindar.
Y el blog…Se ha quedado en casa. Fiché en el congreso a nuevos olepapas, espero que cuando lean esto salgan del armario del anonimato…
Interlagos en la serranía. De las carreras automovilísticas por la sierra de Ronda porque no llegábamos a un acto de Arenas, a un chófer de minibus que me cuativó cuando a los rezagados que nos ¿levantamos? en la mañana del sábado nos puso a los Led Zepellin. Por momentos pensé que conducía Otto de los Simpsons aunque el hombre era padre de familia. Escuchar rock and roll antes de entrar en un congreso del PP no tiene precio, más si lo que te espera es una sesión a tiempo completo del hit invernal Javier Arenas enhorabuena. Y esta vez hotel en la serranía cordobesa y sin máquina de tabaco a kilómetros a la redonda (vi a una cabra que se parecía a Arenas, sería del mono).
Animaladas. Si los caravaneros comen carabineros, ¿los congreseros comen congrios? Pues no, bocadillos por la mañana, pastitas por la tarde y homenajes por la noche. El viernes en un asiático, el Confucio, regando el tempuri con lambrusco, esta vez, a precio módico. Y varios cubatas para aminorar el golpe del vino a la cabeza y algo de ejercicio antes de volver al hotel en un taxi con los Héroes del Silencio a todo trapo. “¿Un taxista cordobés que habla?”, me preguntaron. Y que canta, justo cuando peor estás de la resaca, cuando amanece. Entre dos tierras, desiertas, lo dejaba yo a éste sin GPS.
Bebe, rubia. O morena, o pelirroja, pero bebe. No hay cónclave periodístico sin litros de alcohol de por medio para amnestesiar los discursos trillados. Y sin sueño al día siguiente, y sin resaca, y sin botellas de agua delatoras.
Bailando con chocos. Los que mejor se lo pasaron, los de prensa del PP de Huelva, amigos de correrías cuando cambié la urta por el choco y me dejé ver unos meses por la ciudad del Polo Químico. Mi compañera de la competencia, y pareja de hecho congresual, fue aclamada por el frente choquero.
Medias negras. Aquel día a mitad de campaña pasé por la Montilla de los seniseros camino de la gélida Jaén, donde las medias negras me robaron el corazón. “A la segunda copa, qué hacemos con la ropa preguntó, y yo que nunca tuve más religión que un cuerpo de mujer, del cuello de una nube me colgué, ay, cómo gocé”, dixit Sabina en un blus.
JASP. Eran los Jóvenes Aunque Sobradamente Pijos. Por allí seguían con sus camisetas azul gaviotero los de Nuevas Generaciones, haciendo videos para la página web, ellos raya para el lado y flequillo tapando al menos un ojo, preferiblemente el derecho. Ellas, Iker Jiménez sigue sin resolver el misterio de la coleta desviada, de sus collares largos, con nudo, o de concha, y pañuelitos. Y sobre todo morenas como el tizón, cual Ana Mato.
Preludio. En campaña atentaron. En el congreso atentaron. Ni una palabra más.
Indecisa y Derrota. Fueron los penúltimos posts de aquel blog, sin más nexo de unión aparente. Aún intento convencer de que mi victoria está más cerca que la del PP.
Adios. ¡Qué más quisiera yo¡ Nada más llegar del congreso el lunes, ¿quién me estaba esperando con rueda de prensa a las seis de la tarde?. Él. Me regañó por el dibujito que le hice en el periódico el día antes del congreso, to chulo jugando a los dardos apuntando al centro de la diana con la cara de Chaves, me preguntó a qué hora volví a casa y si he bebido mucho y me informó de cómo va la liga de fútbol. Que no se extrañe si me sumo a Martita, Pablito y Carlitos y le pido la paga, porque le veo más que a mi padre.
Y dejo para el final Deja vu, mi post preferido de aquella loca caravana, porque entonces, como ahora, la letra sigue diciendo lo mismo. Porque tú siempre acuérdate, de lo que un día yo escribí, pensando en ti.

Anuncios

7 Respuestas a “Déjà vu del déjà vu

  1. Bueno, muy bueno…
    ya veo que a los viajes politicos les sacas mas rendimiento que el propio Arenas. A él le hemos oido hasta la saciedad la anécdota aquella de una militante- cada vez es de un sitio diferente- que se apenaba porque al final lo hecho era ” to pa ná, to pa ná, to paná”.
    En tu caso, disfrutas to, to, to…..

  2. Creo que es la única versión de esta canción que no conocía!! Menos mal que vas tú a los congresos y me garantizo la contracrónica… Me habría gustado, tengo que reconocer, haber tenido un deja vu cordobés este fin de semana y sólo espero que hayáis pensado en mí un poquito… (Ojú, mejor no contestéis que ya sé que competir con la nueva enviada especial de El Correo me va a costar….) Besos a todos!

  3. Claro que te hemos echado de menos, y a la pequeña Africa, al fan de Manolete, a Chema, a Nieves, a la gran Pilar, a mi Antonio Morales (enhorabuena), a la incansable Macarena… Fueron unos días inolvidables. Cada vez que escucho esta canción se me coge un pellizquito…

  4. Seguro que Arenas se enfadó por el dibujito porque tiene menos puntería que yo

  5. Pues, Gregor, ven más a Córdoba que las de aquí queremos verte y reirnos un rato. besos a todos, y al bloguero, ya sabes, te espera si quieres en Bumbu!

  6. Me enganché a tu blog de casualidad, con algo que no me interesaba lo más mínimo, la campaña del PP de las pasadas elecciones. Pero es que le diste un puntito y un acompañamiento musical pa quitarse el sombrero. Enhorabuena compañero por ese arte que tienes escribiendo y pinchando en el youtube.

    P.D.: Quillo, una petición, ponte algo rockerillo, rockerillo, que el Santi y un servidor te lo agradecemos seguro.

  7. pues yo no eché de menos a nadie. Es más, me sobraba gente.
    Definitivamente, Antonio, estás madurando! Ah, esas etapas de la vida sí que son un deja vu!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s