Polo de limón

Se acabó el verano, se fue el calor y llega la lluvia, el frío, la nostalgia.

Hoy he recibido dos sms en todo el día, uno “Maradona seleccionador argentino¡¡”, vale por la exclusiva, pero no trabajo en el Marca y otro más escueto y desalentador: “hemos roto”. En sólo dos palabras se acaba el mundo.

Tiempos mora son los que nos esperan. Fue en el verano mas caluroso que recuerdo cuando J tocó el timbre de mi casa con su particular estilo, un “pi-pi-pi-pi-piiiiiiii” hasta cuatro veces seguidas que en su lenguaje se traducía como “que ya estoy aquí, aquiiiiiiiii” Era el mismo pitido que sonaba cuando íbamos al insti, a los futbolines, a los bares. Esta vez traía noticias, diferentes al campeonato que había ganado con el videojuego. Se había echado novia.
Los polos, antes, traían sorpresa.“Que sí, que sí, que sí”. Había conocido a una chica por internet, de Barcelona. “¿Pero te ha mandado fotos?” “No, pero llevamos hablando meses”. Le había pedido salir y ella dijo que sí. J y B, como el whisky, a partir de ahora. Y la chica venía a verlo al pueblo, enamoradísima y sin conocer al prenda de mi colega. ¿Me acompañas a recogerla a Cádiz?
Dulce polo de limón. “¿Y se puede saber cómo coño os vais a reconocer”, pregunté en la estación de autobuses intentando atar uno de los miles de cabos sueltos de la historia. “B viene de amarillo, ya que viene a Cádiz, que se acostumbre”. “Mucho vais a durar vosotros, sí”. Y ahí estábamos los dos, nervioso e incrédulo, atentos a la llegada de la catalana. “Oye, como sea aquella que está allí, qué cabrón estás hecho”. “Qué dices, tío, eso es verde”. “Voy a preguntarle por si acaso, ahora vuelvo”. Más de dos horas después de la prevista, al fondo un bus con el rótulo luminoso: Barcelona.
Me besas y me da un escalofrío, amor. Bajaron tres de amarillo, pero dos salieron disparadas. Recé porque no fuera ella, la que miraba a ambos lados con cara de lela, pero J se levantó del asiento, se fue directo y no adiviné a ver si le llegó a preguntar algo cuando le zampó un beso de película. “Con el calor que hace, ya son ganas”, pensaba aún sentado el angelito malo que mi colega escogió de acompañante.
Derritiéndonos, mi amor. En la espera, me dio tiempo a avisar al resto de la troupe de la buena nueva y como no podía ser, la primera pregunta era obligada. “¿Y está buena?” “Parece simpática”. Típico, casi tanto como aquello de “¿y de cara?, “uff, de cara, carísima”. Total, llegaban J y B al pueblo y eso no podía ser malo. Ella, para unos días tórridos de verano, que se convirtieron en meses, y más días, y meses de invierno, hasta que volvió a sonar el timbre. “Nos vamos a Castellón”, dijeron a dúo.
Tiempo seco. Siete años hace ya de aquello. Al principio sólo encontró trabajo él, en las cerámicas, luego sólo ella, vendiendo casas, pero a cualquiera de los dos que, cuando regresaban, le preguntases cómo estáis contestaban “muy bien”. Y así fue en carnavales, semanas santas y navidades de los años siguientes. Y así hasta que un día…
De repente, entras en la habitación, me besas, y me matas de frío, amor. Se ha quedado helado. La peor frase que te puede decir una tía es: “tenemos que hablar…”. Sólo hay una que se le compara pero aún ahí puedes reaccionar, esa de “yo también te quiero… pero sólo como amigo”. Con ésta sólo quiere decir que, para ella, tú eres el mas simpático del mundo, el que mejor la escucha, el mas enrollado, pero no va a acostarse contigo, sino con otro que sólo quiere acostarse con ella y al final la puteará. Pero en la primera, amigo, hay calendarios compartidos, y tú ya estás vendido. Nada bueno puede venir.
Polo de fresa. ¿Recuerdas aquel día de calor en la estación? Parecíamos dos críos dando lametones a un palo con hielo de cinco duros. Los había de dos sabores, o de limón o de fresa, gruñó el quiosquero malaje. “De limón, como mi niña”, decidiste por los dos, porque pagabas tú. Estaba tan agrio que tiramos la mitad, la otra que no se quedó pegada en los dedos.
Ahora sólo puedo decirte que toca probar el dulce. Invito yo.

Anuncios

2 Respuestas a “Polo de limón

  1. No imaginas como envidio a tuamigo por tener el amigo que tiene… Tus palabras me hicieron enmudecer y llorar, y cuando quise darme cuenta… mis dedos se habían quedado helados y no podía escribir… Besos

  2. FELICIDADES VIEJUNOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s