Sabuesos

Perros de calle, olisqueando la noticia, hurgando en los rincones.

Con las pequeñas rutinas del día, vas llenando la vida. Una de mis pasiones era levantarme, ponerme el chandal y comprar dos o tres periódicos. Desayunando tinta. Desde que tengo ordenador, leo las ediciones digitales con un tazón de “frostisdekellogspoderosaenergiadespiertaeltigrequehayenti”. Mi eterno debate en la redacción consiste en ponerme en el lado del lector, intentar averiguar qué le interesará leer al día siguiente y enfocar a sus ojos la agenda de actos diaria. Hay veces que me topo con la realidad y está cruda, demasiado.
“Muere el perro más feo del mundo” era la noticia más visitada. Gus, un perro tuerto (perdió el ojo tras la pelea con un gato), sin pelo y de tres patas, alcanzó la gloria hace unos meses, al ganar el galardón en la feria de Sonoma-Marin, en California, pero el cáncer se lo llevó. Vida perra.
Camino del Parlamento, pienso en el perro y este oficio, tanto monta, canino de una noticia que al día siguiente vaya a ser la más visitada. A no ser que… Chaves se monte en lo alto de Arenas a caballito y se pongan a dar vueltas cantando sevillanas. Poco previsible, el campeón está fatal de la espalda. Sin embargo, allí estamos 20 periodistas con estudios a mover la colita con lo que digan estos señores. Decía Vicente Romano en la facultad recordando la nota de corte en la selectividad “aquí estáis la crème de la crème”. Demasiado empalagoso.
Si no fuera por los pequeños momentos.
1)“No doy una, me ponen a una chica de prácticas para que me acompañe y le digo “¿qué te ha pasado en el brazo?” y es que lo tiene malito; pero es que la semana pasada era una enanita y todo el mundo me preguntaba si no había tenido a nadie con quien dejar a mi niña y le preguntaban, “¿mira que mona, cuantos añitos tienes, mona? Treintaycuatro, decía ella”.
2) “Me voy ya que tengo que poner el cocido, con sus garbancitos, su pringá, su calabaza que ahora es la época”. “Pues yo compro los garbanzos cocidos y después compro el caldo ése que venden, mi madre me dice que estoy loca, y le echo salchichas”.
3) El taxista que me ha traído era un sabio, en plan Yosi, “el mundo se está muriendo”, dice el tío.
4) Voy a Londres la semana pasada y estoy hablando con un finlandés, y ya tengo que soltarle porque no me estaba enterando de ná: “my english is very bed”, o sea, “mi inglés es muy de cama”, se fue con una cara pensando que entendía…
5) Esto me recuerda a lo que dice mi abuelo “ningún bicho bueno sangra más de tres días y sigue vivo” o la reflexión sabia de mi padre cuando mi madre le dice “muy fea no puede ser la mujer, si está hasta casada” y él añade “es que son precisamente las feas las que se casan, las guapas están por ahí con unos y con otros”.

Probablemente ninguna de estas experiencias pudo contarla Woodward o Bernstein. Pero reír una mañana con las pequeñas anécdotas de los compañeros, merecen tanto la pena como descubrir un Watergate o escribir la primicia de la muerte de un chucho pulgoso. Mientras buscamos a un hombre que muerda a un perro, o al menos le dé un lametón.

Anuncios

Una respuesta a “Sabuesos

  1. Sabuesa de vacaciones pide que esta semana el olepapa no se duerma en los laureles y haga de vez en cuando la crónica de esas pequeñas cosas que nos consuelan mientras esperamos el Watergate! (Que te has tecleado poco esta semana, eh!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s