Ande yo caliente…

Si las mujeres fueran buenas, Dios tendría una (proverbio georgiano)

La vuelta de las vacaciones han sido intensas. De trabajo. Hemos estado por publicar fotos muy grandes de gente pasando frío y pare usted de contar, sequía total, así que a inventarse estadísticas y cruzar datos como un mono loco. Cualquier día escribiré una exclusiva con titular a cinco columnas que diga: “El 50% es la mitad”. Y tan pancho. Con ésas, me encamino en fin de semana hacia el currele con la misma pinta que un muñeco de nieve, gorro, bufanda, guantes, botones en un chaquetón abrigaísimo que me he autoregalado y la zanahoria… incorporada.
Mi radar no detecta ninguna niña mona en el camino, inaudito, o se ha congelado o le sienta mal tanto abrigo. Se me despierta el instinto con la Paqui, una estepeña de donde los polvorones que hace las veces de recepción en el diario y que no acierta ni una al pasar las llamadas, pero le pone voluntad y conversación. Tendrá unos 50 o 60 años y, no es que el año nuevo me haya transformado en un asalta-asilos y ahora me despierten las pasiones más ocultas una señora que, por otra parte, intuyo que me podría hacer unos pucheros de escándalo, es que nada más verme entrar por la puerta, me llama apresurada: “¡Fuentes, ven, ven, corre¡”. Para que entre en calor, dice, me quiere enseñar la contraportada del As, pero mis compañeros han estado más espabilados y no queda ni uno.
Asisto escéptico a la escena y me hago el extrañado de qué querrá enseñarme, mientras la Paqui se esmera entre un amasijo de papeles para hacerme la gracia. Al fin encuentra uno, “llévatelo, llévatelo”, insiste mientras contemplo y casi le canto una saeta a una morena que está divina, gracias señor. “Y que no tenga frío…” Ahí está la Paqui, la pillé, a eso estaba esperando, cuánto tiempo no estaría ensayando y a saber si no se ha pasado las vacaciones ideando la gracieta. Me río y cuando voy cogiendo camino del ascensor con mi diario deportivo favorito, recula y me implora que deje allí el único ejemplar a ver si falta por llegar alguno de Deportes. Son las once, esta gente no ha llegado ni se les espera, pero me hago el convencido y le dejo el As para compadecerme de los compañeros varones que vayan llegando detrás, que espero no tengan prisa porque les queda para rato.
Previsor uno, la temporada de invierno la he estrenado con barba. Como es pelirroja, no se me notará hasta dentro de un mes, y entonces ya seré un madurito interesante. “¿Y con eso se liga?”, me preguntaron. “Pues alguna loca habrá”, dije. Como es tan complicado, si no imposible, conocer la mente femenina, digo yo que alguna dirá “míralo, pobrecito” y se piense que es capaz de redomar a esa bestia salvaje que parece un bisonte, afeitarlo y maquearlo hasta que parezca un compromisario de Nuevas Generaciones. “Tiene que haber de to”, concluimos. Así son ellas, les encanta apiadarse de las causas perdidas, si no, que se lo digan a mis colegas heavys con novias normales. Pasaron de demonios del infierno a lacios angelitos caidos.
Y de buenas a primeras, me encuentro a una, en Canal Sur. Me manda el enlace una amiga. La chica es una maga, Inés, que anda buscando un pelirrojo como agua de primavera que la caliente en este gélido enero y dice que no lo encuentra por ningun lado (ver los primeros cuatro minutos). Pues vaya maga, me digo. ¿Qué pasó con eso de hago chas y aparezco a tu lado?
Decido que no me conviene, me ganaría siempre a las cartas con lo competitivo que yo soy, me leería los pensamientos cuando planeo irme al bar con mis amigos, me haría levitar para fregar el suelo y me sacaría de la chistera, con lo agustito que se está dentro y el frío que hace fuera. Para eso me quedo como estoy, calentito.

Anuncios

5 Respuestas a “Ande yo caliente…

  1. Hijo, pues Inés es mona… Dale su oportunidad que no hay tantas que se arriesguen con pelirrojos y ella está deseando. Por cierto, cómo están los Jolys. En mis tiempos no había recepcionistas cincuentonas sino “las niñas de la puerta”. Siempre fueron las que más ligaban, casi todas rubias, las cómplices para avisarnos con tiempo cuando nos venía a buscar algún amigo mono, las que veían todo lo prohibido en la cámara de la escalera y luego lo contaban. Vamos, que la gente se pasaba horas con ellas, sin prisas, por una u otra razón (la de los de deportes ya te la imaginas… No había quien les separase del mostrador)

  2. ¿Cámaras anka los jolys? Qué me estás contando? Ya podías haber avisado, que cuando me estreso me pongo a bailar fama en los pasillos…
    Y sí, mu mona la inés, y buen gusto que tiene la chiquilla

  3. Pues te he grabado, fijo. Y te va a pasar como a David Bisbal: que la Paqui te va a sobornar con publicar tu meneo de caderas como no le des vidilla… Escribe algo nuevo, no?

  4. Anda, dale una oportunidad a la chiquilla, no seas tan sibarita…

  5. Hombre la xavala esta muy bienn!!No encontraras otra igual!XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s