ZP, eutanasiame

Os pido confianza, dice el presi. De eso estamos sobraos, no has visto todos los que han ido al programa con el currículum.

Una de dos. O TVE ha hecho el castin en el Inem o tienen mala leche porque, de cada tres que preguntaron hoy a ZP, dos estaban en el paro. “Y ahí está maripili, que está parada”, decía el Milá. Qué le gusta a esta familia mezclarse con gente normal o corriente, en sus programa está todo el mundo: inmigrantes, discapacitados, curas y, sobre todo, flipados. Y a éstos esperaba porque, sin esas salidas de tono, me deprimo con tanto drama humano de electricista, pintor y emprendedor en apuros. El único negocio rentable a estas alturas va ser el de vendedor de sogas, qué depresión. Los titulares mañana se lo llevarán no se cuál previsión económica que, de nuevo, será corregida a peor dentro de unos meses o el pleno empleo o no se qué historia densa de periodista sesudo. Y gracias a Dios, no salió la pesadilla de la financiación autonómica, espero que lo hayan visto los jefes de los periódicos y dejen de dar el peñazo a sus sufridos redactores de seudopolítica.
De este programa se espera el chascarrillo. El precio del café, lo que cobra Rajoy, los 3.000 euros en la cuenta bancaria de Chaves y a eso aspiran muchos invitados, a ser los más ingeniosos, tan respetables como los que van a contar sus penas con el curriculum a doble espacio. Prefiero a los graciosillos, al mal tiempo buena cara. No los vi cuando el año pasado fui a los estudios Buñuel al programa de Arenas. Quisieron picarle con lo de si se iba a presentar otra vez si perdía en las elecciones, pero el tío lo tenía preparado a conciencia, con horas de reuniones con asesores, con los datos de sus cuentas en el bolsillo y reconoció que sólo le sorprendió Conchi Morillo, una dependienta de Albolote (Granada), que le preguntó sobre los vuelos de bajo coste al aeropuerto de Granada.
Del del ayer, podría haber sido un chiste la que se dedica a hacer luces de emergencia y teme quedarse en paro. Por momentos me imagine al presidente diciéndole: “pues, espero que haya muchas emergencias, ay no, que eso es malo, bueno para usted es bueno, bueno…” Lo siento, chocho, pero dedícate a algo serio, ¿eso dónde se estudia?. Al vendedor de los Seat Toledo se le vio el plumero. Me lo veo el martes en la oficina reclamando a su jefe comisión de una flota de coches vendida al Estado en una hora, éste es un país de pillos. Lo buscó la chica con síndrome de Down, con guión hecho a la medida; casi lo consigue, a su pesar, la última que se puso nerviosa y casi se mata en la repregunta, una cosa que cabrea mucho a los presentadores y se acercó más la rubia interesada en saber qué le cuenta el presi a la Sonsoles cuando se meten entre las sábanas, que ya hay que tener ganas de tanta curiosidad.
Y a otros se les notó que antes de ir al programa habían quedado con los colegas en el bar y se habían puesto machitos entre papas bravas diciendo “veras tú el Zapatero, a mí éste no se me escapa esta noche, menudo soy yo” y en el programa iban a dar, como el hippie de las armas, el pepero engominao de que el Gobierno se acojona con la Iglesia o el que cogió el micro cuatro veces con el latiguillo de “¿me entiendes?” que quería cobrar un tercio de los 89.000 euros de ZP para que no quiebre su empresa.
Pero mi ídolo desde mañana es José María Estrada, mañico al que pillaron bostezando con una convicción y una energía a la que nadie creo que pudiera resistirse y España, todos a una, bostezó y se amodorró en el sofá imitando a un líder al que le toca los huevos la crisis, las previsiones económicas, el dinero a los bancos o si estamos en 2009, en 2010 o antes de ayer.
Al rato, le tocó turno y se me abrieron los ojos como platos. No me decepcionó. Empezó con los pies o los pelos como escarpias, pero se soltó y se interesó por la regulación del aborto y la eutanasia. “No me gustaría morirme y no poder ejercerlo”. Pero Pepe, ¡¡¿el qué?¡¡ El aborto, no creo que esa barriguilla cervecera sea de seis semanas, y la eutanasia, en fin, ¿para qué quieres ejercerla antes de morirte? Qué crack.
Confianza y esfuerzo. Y zapping, le faltó decir a ZP, que en Cuatro estaba más entretenido las busconas puretillas buscando granjeros y tanto monta, monta tanto, pues a montárselo. Éstos, Pepito, sí que están para el suicidio asistido.

Anuncios

Una respuesta a “ZP, eutanasiame

  1. Mira que no vi el programita pa no bostezar mucho pero leyendo tu crónica parece que fué hasta divertido y tó. A ver pa cuando espabilan los del periódico y te dejan escribir algo así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s