Mi frialdad

Sueño con gran pasión, que vives para mí, como yo vivo, niña, por ti. (Triana)

Este temporal parece eterno. El otro día eché de menos cordones en las botas porque, con el viento que hacía, me hubiese amarrado a cualquier farola. Mi paraguas me suplicaba lo mismo, que lo dejase atrás y continuase sin él. Llegó un momento en el que sólo había varillas sueltas y un cacho de tela que cubría para una oreja. Salí para Huelva, me sorprendió tanta gente a las 7:30 y, por el camino, para algunos me convertí en la atracción. Las chicas que reparten los gratuitos entre ellas. “Qué bonito paraguas”, se mofó con apenas 17 años a todo un gladiador espartano que luchaba contra viento y agua dando brazazos al aire. “A ver si esto te cubre”, todavía sonreía cuando me daba el periódico. “Qué simpática tan temprano”, la miró un gorrión mojao.
Enfrente del semáforo de Plaza de Armas, esperaba una turba de gente recién llegada. 5, 4, 3, 2 ,1 …muñequito verde y se les abalanza uno que se ha levantado con el pie izquierdo o más bien con los dos pies y las dos manos, gateando de sueño, blandiendo un amasijo de hierros. Eso sí, muy digno. A la turba no le queda otra que apartarse y allí se abrió un pasillo entre la marea cual Moisés a costa de no perder un ojo. Ya en Huelva entré en un chino. “¡Quiero el mejor paraguas que tengáis¡”. “Peldone”, respondió el único ciudadano con los ojos más pegaos que yo. Y cogí uno negro tan grande que me va a valer en verano de sombrilla y a poquito voy a estar de dejar sin sol a toda la playa. Justo pagando los 12 euros, paró de llover. No ha vuelto a caer una gota. Eso ya lo sabía.
Da igual, ya lo tengo, así puedan venir tornados como el que predijo un compañero del Diario en Cádiz y nunca llegó. Lo de menos fue la psicosis que creó, lo importante fue que dejó un motivo chirigotero más porque, para variar, la peña se lo tomó a flauta. “Hola soy el tornado y no fui por que estaba lloviendo, frio y viento no fuera a ser que me resfriara, pero ojo conmigo ehh”. “El tornado venía pa Cadi, eso es seguro, pero tal y como está aquí el tema del aparcamiento, se dio la vuelta y tiró pa Chiclana”. “Eso no se hace, si se predice, se predice. yo mande a mi suegra a la panaderia del paseo maritimo y la tengo ooootra vez aki”. “lo más paresio que hemos visto en cadiz a un tornao es una lavadora centrifugando…, y sin separar la ropa blanca de la de coló”. Y hubo quien pensó que era cosa del follonero y otros que querían llamarlo “rebequita” .
Las noticias, ya se sabe. Me he pasado mi día libre viendo informativos, de uno a otro. Y me he hinchado de ver pueblos ocultos bajo la nieve, mucha bufanda y hasta a una chica con 16 años que es alérgica al frío, que se tiene que poner hasta inyecciones y se ha tenido que ir de la casa de sus padre en Huelma (Jaén) a una residencia a la Costa del Sol. No se lo ha montado mal la malita, no. Y han puesto también a los linces en cautividad de Doñana, que con tanto frío, dicen que se están echando 80 kikis en 48 horas. “Yo sí, en peligro de extinción, pero al mal tiempo, buena cara”, dirán.
Pero lo que más me gusta de los noticieros son los deportes, que todavía recuerdan el “baño” que le dio el Betis al Sevilla el sábado. Mi padre vino ayer y se le quedaba chica la Giralda de lo ancho que estaba y a cada persona humana que se le cruzaba por la vera soltaba “qué cojones el Betis” sin venir a cuenta. Fuera a ser sevillista y se le escapara.
Mi madre iba a lo suyo. Me había visto en Canal Sur, en una rueda de prensa del PSOE, en la que me habían dedicado un “monográfico” ahí cogiendo apuntes según me lo describió un ex compañero de la agencia, y venía a recomendarme, más bien instarme, luego exigirme y casi obligarme a que me quitase la barba que parecía un sin techo. “Cuando se quite el frío, niña”, la convencí, “que hace un clima casi polar”.

Anuncios

Una respuesta a “Mi frialdad

  1. Con tu barba eres Cheis Gioverti de Falcon Crest (Sé que no se escribe así, pero ya sabéis, el marido ideal y bueno de Maggy, que también era buena e ideal y luego se lió con Richard, el malo, hijo ilegítimo de la Chanin. Cheis y Maggy eran los padres de Coll, el rubio del que yo estaba absolutamente enamorada y al que Melisa traía por la calle de la amargura) Vamos, que no te quites la barba roja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s