De profesión: duro

Los dinosaurios miraron mal a Chuck Norris una vez, sólo una vez. (Facebook)

Hay ciertos momentos en la vida de todo hombre en el que, de buenas a primeras, le da por hacerse el duro. O eso dicen ellas, porque a veces el tipo duro no se da cuenta. O se es duro de nacimiento, como Chuck, o se imposta, y eso es un lío.
¿Habrá algo más difícil que hacerse el desinteresado con una persona sobre la que tienes interés? Y ahí que aparece en tu campo de visión y un chip asalta a tu cerebro: ha llegado el momento Transformer. Entonces te quedas frío como un robot, ahí para disimular el acarajotamiento, y esperando que ningún amigo te dé una palmadita en la espalda en ese momento que te desarme la pose. Y llega ella.
Intentas que el “hola” te salga de una forma mecánica, neutral, como si estuvieras saludando a un perro, -a un perro sobre el que no tengas ningún tipo de interés, claro- y rezas porque no te salga un gallo, pero hay algo que te delata. No la estás mirando. Al menos, no igual que los otros. “Pero como voy a parecer de hielo, QUE LA TÍA ME GUSTA JODERRRR¡¡¡¡”
Pues eso mismo.
Según acordaron hace unos siglos los hombres de la tierra y así seguirá vigente cuando lleguen los extraterrestres, los tíos pensamos que cuando más pases de una tía, mejor.
-Bueno, ¿mejor para qué? ¿Y si en realidad estoy pasando?
-Pues… te aguantas, haber elegido otra táctica, porque lo de pasar de una tía es para todo lo contrario, para conquistarla.
-Pero si yo no quiero, es que paso de ella.
-Pues…no te hagas el duro, sé amable, llámala de vez en cuando,…
-Que no la voy a llamar.
-Pues ya la has conseguido, la tienes en el bote.
– Que no quiero, QUE PASO DE ESA TÍA¡
-Pues…la has cagado.

Es la delgada línea que separa el éxito del fracaso. Si pasas mucho, corres el riesgo de que al volver a mirar en su dirección se haya largado, a lo peor incluso con otro. Y si pasas poco, para eso no pases, porque se te cae la baba igual. Hay que quedarse en medio.
¿Y qué significa eso, al 50%? Pues…algo así, creo, que se crea que pasas de ella, pero no tanto como para que crea que pasas de ella totalmente, pero que no te descubra y piense que no pasas de ella, sino que en realidad le molas, porque entonces sabrá que estás coladito y ella es la que pasará de ti. Algo así.
Porque si viajas al sol mejor ir de noche y si pretendes tocar el cielo has de tener en la tierra los pies. Nadie tiene lo que quiere, porque nadie hace lo que debe, que dice Loquillo. Pero yo ya no me haré más el duro porque sé lo que quiero, lo he descubierto.

Quiero a una chica que no le importe nada de lo que le diga, sólo lo que le haga. Y que coma pizza y no ensalada. Que pueda ver con ella una película desde la cama. Sin que me pida cosas raras. ¡Ahora el sacacorchos invertido¡ ¡Ahora el martillo neumático¡ ¿Ahora el helicoptero sueco? Que sea de las tías buenas que dicen “pero si soy normalita” y que se asuste de las lagartijas pequeñas pero no de las tormentas. Que dé abrazos sin palmaditas en la espalda, que diga sí cuando quiera decir sí y no cuando piense que no. Que podamos acabar los dos borrachos por las aceras y que me maten los nervios cada vez que la vea.
Que podamos estar callados dos minutos, y si la miro que no me pregunte ¿qué? Que sólo sonría, mire hacia otro lado y se quede ahí para que pueda mirarla, segura de que es observada. Que me vuelva a mirar, devuelva la sonrisa y siga a lo suyo mientras el tiempo pasa.
Que no se haga la dura, sólo la disimulada.

Anuncios

4 Respuestas a “De profesión: duro

  1. Qué romántico te han puesto las vacaciones o es que hay algo nuevo que contar

  2. siempre hay cosas que contar, amigo santi, pero de todas formas creo que tengo uno de esos días tontos, a ver qué dice el termómetro (hoy más que duro soy cuatro pesetas)

  3. Antonio, sabes que hace tiempo que no entraba en el blog, pero esta declaración de intenciones es tan bonita que no me la creo. No me malinterpretes, creo que sólo es filosofía de vida, porque a la hora de la verdad, en la práctica, a gran parte de los tíos os gustan las chicas complicadas, las que os exprimen y os exigen aptitudes y actitudes, y, por supuesto, que sean duras. Creo que has descrito tu ideal de mujer, pero sólo eso, tu ideal…
    La vida es dura, torito, para todos y todas, sobre todo para las chicas que se muestran como son en realidad…

  4. olvidé despedirme, besitos tiernos, siempre tiernos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s