El país que no amaba a sus mujeres

Ni a los periodistas. Ni a la cobertura de internet. Ni a los semáforos. Ni a los saharauis. En cambio, a los gatos sí.

Me cuenta un compañero fotógrafo. “Cada vez que hay que venir a Marruecos, nos decimos entre los tres, ¿a quién le viene peor? Y de ahí decidimos”. El aterrizaje en el reino alauita, patria de Mohammed VI, nos llevó más de diez horas desde el punto de partida. A unos se nos hizo más larga que otros, porque durante años hemos bendecido el domingo como día inhábil y nos lo quitaron de un plumazo. “No vuelo más con resaca”, dije el sábado acordándome de mi última experiencia. No lo respeté y se me hizo eterna la llegada al aeropuerto de Casablanca, allí donde se dijo “siempre nos quedará París”. Todavía quedaban dos horas de autobús a Rabat, donde hoy hemos despertado con dos horas menos porque aquí lo decide todo el que lo decide y le quita dos horas a la manija porque le da la real gana.

El mismo que dice que hay un aperturismo hacia la igualdad de la mujer porque ha metido a cinco en su gobierno¿Donde está esa igualdad fuera de palacio? En los bares solo hay tíos con chilaba, los mismos con los que un compañero quiere hacer negocio con un servidor. “Ése de allí me ha dicho que le aparte al rubito”, me regatea. Dice que tiene varias ofertas. A mí no me convence ninguna. Y cuando he dicho bares, antes de la doce que cierran. Así que si a la ecuación ponemos bares cerrados y si están abiertos está sólo lleno de tíos que subastan a rubitos bereberes, lo siento, pero resuelvo que éste no es mi país. Como dirían los fotógrafos, me viene peor.

A añadir, la profesión. Nos cuentan los corresponsales españoles el control del Ministerio de Comunicación. Expulsiones del país si no consigues lidiar con la doctrina de la Casa Real, ésa en la que la mayoría de sus súbditos viven con 300 euros al mes. Caminando por la medina, una mujer me ha pedido un boli Bic, lo que fuera. Pero en las recepciones se agasaja con té al periodista extranjero, al que en cuatro días se le puede engañar. O eso creen. Porque si en la rueda de prensa de un mandatario, como el andaluz, con todo el primer ministro de este país, nos dejan tres metros cuadrados para 20 al pie de una escalera, mal lo llevan. He tomado notas sobre ese primer ministro apoyado en la espalda de una compañera. Y si en una rueda de prensa de alto nivel, aparece un gato y se pasea por allí delante, sólo quiere decir que le tienen más respeto a los felinos que a los plumillas.
Quedan tres días y adivino cómo nos lo tenemos que tomar, lo hemos ensayado. Si no les gustamos, nos unimos. A por ellos, a desenmascarar los discursos oficiales, nosotros que podemos. Si no les gustan los saharauis, a preguntar. Podemos hacerlo sin que nos expulsen, siempre nos quedará Madrid. Y si no respetan a las mujeres, una sonrisa a cada una que pase por delante. Ellas lo agradecen en un país en el que sólo pueden, por mandato, amar al rey que las ignora.

Anuncios

7 Respuestas a “El país que no amaba a sus mujeres

  1. VIVA EL SAHARA LIBRE!!!!!!!!!!!!!!!

  2. Por la libertad y el fin de la opresión al pueblo saharaui!!! Por qué no va el señor presi a visitar los campamentos, eh?!, venga ya!! que fuimos nosotros los que los dejamos en semejante situación, algo tendremos que decir!!. Y Fuentes, entre tanta alianza de civilizaciones y tanta comprensión multicultural llevada a extremos surrealistas, gracias por tu defensa de la libertad de la mujer en los países musulmanes. Merçi

  3. Antonio, una vez más, magnífica crónica, que ya daría yo dinero por verla publicada en algún medio oficial. A ver cuándo se entera esta gente que callar y no denunciar hechos como éstos en otros países, no es diplomacia, es hipocresía, por decir algo suave.

  4. El que quería vender el “rubito” era Montilla, no? Ayomá, qué tropa. Pasadlo bien y ojito con las ensaladas y las aguas que yo me puse mu malita en el último viaje oficial del ex presidente. Besitos

  5. ¡Qué grande eres! Con el alegato feminista me has ganado. Un beso

  6. Tarde, pero era hora de leerte y recrearme en tu crónica. Enorme siempre, compañero. Sabes que mi espalda siempre estará disponible

  7. Muy, muy bueno, como siempre. Respecto al Sahara, el colmo fue Griñán al decir algo así como que le parecía muy interesante el Estatuto de Autonomía que ha presentado Marruecos para el Sahara Occidental… “interesante”, Griñán no sabe o no le da la gana saber que es ilegal a nivel internacional¡¡¡¡¡¡¡¡¡ SAHARA LIBRE¡¡. Te dejo un enlace de una crónica sobre este comentario de un amigo mío muy implicado en el Sahara, que además tienen un boletín informativo y que ahora se marcha de cooperante allí 6 meses¡¡¡¡ que manden a Griñán y al dictador del Rey de Marruecos a vivir en los campamentos saharauis 6 meses, a ver qué opinan de la causa y de la vida¡¡ : http://damianlopezlopez.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s