No te fíes de las chicas que piden fuego en un bar, eso es de los 80, y otras historias para no dormir (cosas que no hacer en Córdoba)

Madrugada de sábado. Ciudad de Córdoba.

Llega, elige, ¿vence? Todos los dioses que este mundo ha conocido saben que, a la hora de salir de noche, mi prioridad la tendrán aquellos bares en los que me guste su música y que tengan a bien reservarme al menos una baldosa por si me apetece moverme y un centímetro cuadrado de aire por si me apetece respirar. Salvo una excepción: que sea verano. Entonces, al menos una noche, sacrifico mis principios por, ábrase de nuevo corchete, ver chicas pijas en su apogeo estival que una vez al año no hace daño y alguna otra cosa que ahora no recuerdo. En Córdoba ciudad, diría que casi en todas las ciudades, tienes dos opciones: o vas a los bares que sabes que te gustan pero no hay ni cristo, o vas a los bares que les gusta a las tías pijas y que están llenos, llámense en esta ocasión bares del Vial Norte. Nadie ha muerto por intentarlo…

Las solteras ni enteras ni se enteran. Tomada esta opción, apúntate dos cosas. Lleva billetes, las copas no bajas de los siete euros, y lleva tapones en los oídos para la música. No hará falta que te los quites cuando se aproxime un grupo de chicas. Uno, porque no van a hablarte. Dos, porque en el caso de que lo tú lo hagas, no van a escucharte. Puede que se dé el caso de que huyendo de la masa que se agolpa, uno, de chicos en torno a la barra, dos, de forzudos que se pavonean en torno a un grupo de tías buenas que no les echan ni puta cuenta, subas por una escalera de lo que parece una zona VIP y consigas aire. Da igual que a ese recóndito lugar al que nadie te ha invitado lleguen hasta tres grupos distintos de despedidas de soltera, en total, casi 50 chicas y que los únicos que se parezcan a un ejemplar hombre en metros a la redonda seáis tú y tu colega. Ellas no repararán en vuestra presencia, ni siquiera cuando les hablas, así que relájate y disfruta. Eres el hombre invisible.

La teoría del jarrón chino. Dicen que las cordobesas, por lo general, son guapas y complicadas. De lo que no me cabe duda es que antes de salir de casa no han dejado nada a la improvisación, al menos las chicas que van al Vial Norte. Da igual si tienen 14 años. Ellas quieren correr rápido, saltarse los tiempos y ser mayores, ya. Pienso que quizá tengan más presente la última vez que se pasaron con la raya de los labios que de aquella otra que, despreocupadas, se mancharon las manos de chocolate con un helado. Es Córdoba e ir siempre guapas tiene un precio. Apunta, la primera vez que hables a una desconocida te mandará a la mierda. Si sigues intentándolo, correrás la misma suerte. Si tienes tanta confianza en tus habilidades que vuelves a por una tercera, suerte. Las chicas en el vial son como un jarrón chino, bellas, pero no te atrevas a tocarlas o algo te romperán.

La chica a la que habría que prender con un bidón de gasolina. Suerte que generalizar es sinónimo de errar. No todas las chicas son iguales y siempre hay alguna simpática con la que se pueda hablar, sin intención de más. Rodeando la manzana, a la espalda de las terrazas del vial, hay un pequeño Long Rock, cueva de transeúntes y maleantes. El único lugar fiable donde llevaría a mi chica. Los vaqueros gastados ganan a los cinturones-falda. Allí incluso puedes tener la oportunidad de que una mujer mayor, con experiencia, de la que ha recorrido mundo y se le nota en la cara, quiera ligar contigo. “¿Perdona, tienes fuego?”. Sí señor, así se ligaba a finales de los 80 y así se lo aprendió ella. “Este sitio está muy bien, viene gente de nuestra edad”. Sí señora, ella sí que sabe subirte la autoestima. El Long Rock te da al menos media hora de conversación con una mujer curtida en la vida, no como esas niñas que van de perfectas una esquina atrás. Es un bar popular y cabe de todo, aunque a veces eso se note en la selección musical. Imagino a los de la barra diciéndose por el pinganillo: “¡Rápido!, quitad al Nino Bravo que los heavys se nos están durmiendo”. Heterogéneo y, por lo tanto, recomendable.

No me eches que (aún) llevo chanclas. Como el Long Rock grande esta cerrado no sé por qué leches nos explicaron de la licencia municipal, puedes tener la intención de querer entrar en uno que está en la esquina y que reconocerás por la cola enorme de gente que siempre lleva anexa en la puerta, el Góngora. La primera vez pasamos de largo en busca de mejor suerte en el Underground y similares pero, oh temeraria ignorancia, puede darte por pensar que si allí va la gente es porque algo tendrá y decidirás probar suerte una vez más. Tanta dedicación le pusimos al empeño que nos chupamos media hora de cola. Apúntate para tu visita a Córdoba no ser de Cádiz, porque los porteros no comprenden que, un gaditano que se precie, se pone las chanclas el 1 de mayo y se las quita el 1 de octubre. Así que será que en esta ciudad no somos un must de temporada.

La última copa, siempre en casa. Error cometerás, anota, no sólo en esta ciudad sino en todas, si ante un imprevisto como el que no te dejen entrar en un bar, reclamas venganza. Te vengarás si buscas otro bar abierto para la última copa, sí, pero contra tu hígado, que el pobre no ha hecho nada más que acompañarte. No recuerdo el nombre del último bar, así podría llamarse ésta y otras de mis letras, así que hasta aquí llegó esta guía de una remota visita a Córdoba con el deseo de que, en un futuro cercano, se sucedan los próximos capítulos.

Anuncios

3 Respuestas a “No te fíes de las chicas que piden fuego en un bar, eso es de los 80, y otras historias para no dormir (cosas que no hacer en Córdoba)

  1. Érase una vez un juerguista impenitente… jejeje..

  2. Anda rubito, la próxima vez nos llamáis… pero chiiiiico, quién te lleva a esos sitios infames?!!! Os prometemos una ruta bareta como Dios manda…

  3. Eso te pasa por no llamarme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s