Huelga de corbatas

(A quien interese)

Vaya por delante que no apoyo la huelga general. En los últimos días he leído, meditado y dialogado sobre los cientos de matices a favor y en contra de apoyar la protesta. He aplacado mi responsable espíritu de hormiguita fatigona que pone el trabajo por encima de casi todas las cosas para analizar si me quedaba quieto, parado, este 29-S y tras decidir que no la secundo, hoy me he reafirmado en lo acertado de mi (personal) decisión.
Porque esta mañana he visto miedo, y en eso no me permito ser cómplice. El del chino de la esquina apostado en, valga la redundancia, otra esquina, vigilante. El del comercio con la puerta entornada, con el frutero, quiosquero, empleado, que atiende desde la calle. Y el miedo de los de las corbatas, esa especie que inunda la ciudad a diario y que hoy se la han dejado en casa por temor a ser reconocidos como trabajadores. “Nos lo ha recomendado el jefe, para evitarnos problemas por la calle”, me ha comentado un amigo de una oficina cercana. Y me he preguntado, ¿tiene que tener el trabajador miedo de quien dice que le representa?
Vaya por en medio que no me fío ni en pintura de un sindicalista de CCOO y UGT. No me vale lo que hicieron o lograron hace 20 años, sino lo que hacen ahora y me da por pensar que sólo se representan a ellos mismos y, cuando les viene en gana, apelan a un sentimiento de espíritu colectivo y reivindicativo para ganar a masas de las que, mañana, si te he visto no me acuerdo. Lobos con piel de borregos. ¿Quién me quita la sensación de que todo esto no es una pantomima para justificar su marchamo de defensa de la clase proletaria, que todo está pactado con el Gobierno y que, cuando hagan unos matices en la reforma la semana que viene, seguirán dándose besitos? Cómplice del miedo y del paripé, ya van dos razones para justificar mi no.
Luego, en los piquetes, he visto el espíritu borrokero de una con bandera en mano que, mañana, volverá a su puesto de trabajo en el PSOE a ganar su buen sueldo conseguido por su papi. Y me he preguntado, ¿y la coherencia? ¿Por qué será que los que más ganan son los que están más preocupados de que les echen? ¿Tan poca confianza tienen en que hacen bien su trabajo y que su sueldo es merecido? Van tres, ni soy cómplice del temor, del seguidismo ni de la incoherencia personal.
Entonces he visto a los políticos. Y me he preguntado, ¿para una vez que se preocupan de lo realmente importante, el trabajo, vamos y los trabajadores no trabajamos? Salga bien o mal la reforma, es distinto y nadie puede predecir si será bueno o malo, así que habrá esperar que sea mejor de lo que ya tenemos, que todos se lo saltan a la torera: políticos, sindicatos y empresarios. “Por favor, no demonicen a los sindicatos”, dicen. Todos juegan en el mismo tablero.
Entre los políticos andábamos los periodistas, algunos, los de prensa escrita, agencias, que no estábamos convocados a la huelga hoy, sino ayer. ¿Para qué? Para que mañana puedan salir retratados. ¿Estamos en un escalón inferior que el resto de trabajadores? ¿Qué problema había en que mañana no haya periódicos porque hoy esos periodistas, como el resto de la población, estábamos ejerciendo el legítimo derecho?
Sólo nos quieren para su provecho y, como no voy a ser cómplice de la amenazante, impersonal y mediática convocatoria de huelga general de estos sindicatos, hoy, ayer y mañana trabajo, que eso con suerte me lo gané, gano y seguiré ganando yo solito. Y no me pongo corbata, porque no necesito que nada ni nadie me apriete el cuello. Salvo cuando yo quiero, claro.

Anuncios

4 Respuestas a “Huelga de corbatas

  1. Con do’ cohone roteños ahí…..

  2. Ya que eres periodista, pregúntate también: De los que fueron a trabajar el día de la huelga general, ¿cuántos lo hicieron convencidos, como tú -o al menos eso dices-, sin temor a represalias de su empresa, sin miedo a quedar señalados para siempre y pensar que en un futuro, desgraciadamente no muy lejano, serán los primeros en ser despedidos, o simplemente trabajaron porque no querían que les recortaran los (miserables) euros correspondientes? En serio, trabajes donde trabajes, ¿miraste a tu alrededor y comprobaste que todos los que estaban allí ese día lo hacían sin presión, libremente, porque “no querían ser cómplices del miedo y del paripé” (sindical)? Hoy por hoy ¿Hay o no hay miedo en tu centro de trabajo? ¿Lo provocan los sindicatos con su -según tú- “kale borroka” de piquetes o responde a una forma mucho más sutil, insidiosa y silenciosa que funciona al estilo de un aparato pseudopolicial perfectamente organizado desde la dirección de la empresa para tener a todos sus asalariados controlados y atemorizados con la amenaza de que su puesto de trabajo pende de un hilo (por cierto, aún más débil con la reforma laboral contra la que iba la huelga que muchos, “libremente”, no secundasteis)? Pregúntate, pregúntate…

  3. Hola Julia
    1.- sobre las cuestiones que planteas, sólo puedo decir que cada uno es dueño de sus miedos y comprendo a los que fueron a trabajar por temor a represalias, pero también digo que también cada uno es dueño de sus decisiones y de ser valiente para decidir si ir o no a trabajar aunque existan esas represalias. Trabajo en Diario de Sevilla y no sé decirte si hay miedo o no, algunos lo tendrán, otros no; sólo pienso que vivir con miedo no es una forma de vivir y lo condeno igual que el miedo que provocaron los piquetes de los supuestos defensores de los trabajadores. Entiendo que el clima que describes es cierto en muchas empresas, pero no es nuevo. ¿O eso que describes sólo se dio el día de la huelga? ¿Qué han hecho los sindicatos para prevenir e impedir que eso suceda? Pensaré en tus preguntas

    PD: por cierto la kale borroka era de una chica que trabaja en el PSOE e iba con una bandera de independentista andaluza. sigue trabajando en el PSOE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s