El aburrimiento de la vida en pareja (un día antes de vivir en pareja)

Este capítulo podría suceder a otros como ¿mejor viajar en pareja, con amigos o solo? o ése otro de ¿mejor salir por la noche con ella o con tus amigos? Hay quien se decantará por una de las opciones y otros dirán que por qué no es posible aunarlo todo y hacerlo todo con la pareja, los amigos y llevarse al perro si hace falta. Algunos habrá que prefieran hacerlo solo, sin amigos ni pareja que les ladre. En el caso que nos ocupa, la convivencia, todo no puede ser posible. Así que si es con pareja, no es por lo tanto ni con amigos ni solo, tampoco con más parejas y en mi caso ni siquiera con perro. Primer ejemplo ejemplificador de aburrimiento.
La vida en pareja, presumo, no es como la vida solo o la vida con amigos. Uno vive solo y convive con sus cosas. Uno vive con amigos y convive con las cosas de los demás. Uno vive en pareja, y las cosas no conviven: las cosas están ordenadamente puestas en sus armarios, altillos, estantes, clasificadores y demás muebles castrantes de la libre y alegre ubicuidad de las cosas.
Porque un concepto llamado organización revela su verdadero nombre cuando la vida es en pareja. En un piso con amigos o solo, ese concepto es más libertario.
Por ejemplo ejemplificador: No creo que en un piso de pareja vaya yo un día a abrir la ducha y me encuentre a alguien durmiendo allí, cosa que he visto en las pelis americanas y que siempre he deseado que me ocurra. En un piso que viva ya solo o con amigos es más probable, porque con la borrachera no se sabe a qué extraño te puede dar por acoger. En un piso de pareja, todo está organizado y se prepara un cuarto de invitados. ¡La diversión se diluye por el desagüe!
Y no sólo hablo de la organización de las cosas o de los amigos y extraños que llegan borrachos, sino (ay dios mío, aquí viene) sobre la organización de las ¡tareas!
Porque a mí me la pueden colar si me cogen algo borracho de que irse a vivir juntos es lo más bonito del mundo. Vale, yo me lo creo. A mí me pueden decir que irse a vivir en pareja es la consagración de dos proyectos que se unen en uno solo. Y yo digo, vale chocho, que bonito te ha quedao. Y a mí me pueden decir y yo digo que vale que es muy romántico, que mola mucho, que se comparten muchas cosas, que no hay nada como dormir juntos, por más que yo al Cupido sólo le vea en el zurrón una carterita con algunos billetitos de más que te ahorras. Pero yo a todos esos sensis les digo que más pronto que tarde sale en la conversación la pregunta sumum del aburrimiento, la que da nombre a las cosas aburridas de este mundo, que quien la vea romántica que lo metan en una jaula. Y ésa es: ¿la cocina quién la limpia?
Creo que he salido ganando porque a mí toca el baño y los cuartos, me libro del salón, la cocina y el pasillo, aunque éste último extremo no se ha abordado, pero en mi opinión va ineludiblemente vinculado al salón. Lo de la lavadora, la plancha, quién hace de comer y no sé qué cosas más ya no he atendido, porque yo por las mañanas me despisto. “Quita esa mano de ahí, me duele el cuello”. “Lo ves, otro ejemplo ejemplificador de aburrimiento”.
En lo que ha habido más controversia ha sido en el tema de los postres. En el reparto, he afirmado tajante que los bizcochos y las tartas las hace ella, algo que ha visto como ejemplo ejemplificador de mi conducta machista y cuaternaria. Ha dicho algo como “por ahí no paso, que vamos hombre, qué te has creído”.
La he intentado instruir que los postres no son cosas de hombres, ni siquiera la tarta al whisky puede considerarse como algo verdaderamente masculino. Si acaso, la tarta de café y poco más. “¡Pero si tú tomas descafeinado!”, ha contrariado con un argumento completamente ajeno a la cuestión que se trataba.
Ha continuado que su padre hace mousse de chocolate, algo que tampoco veo yo muy de hombre, la verdad. Ha replicado con los grandes chefs, que son hombres, pero yo de los que he visto, Arguiñano es el que mete al ciervo o al jabalí en el horno, vivo si hace falta, y de las tartitas se encarga la hermana.
No obstante, y como muestra de buena voluntad ante un futuro común en una próxima convivencia en pareja, me he ofrecido a que cuando ella quiera y le apetezca, estoy dispuesto a aparcar mi condición masculina completamente ajena a la elaboración de postres y divertirnos los dos haciendo una gran mousse de chocolate con todos los cacharros que hagan falta. Total, la cocina le toca fregarla a ella. Quedáis invitados. En el salón, claro.

Anuncios

3 Respuestas a “El aburrimiento de la vida en pareja (un día antes de vivir en pareja)

  1. Un día hablaré… Fdo. La que limpia el salón.

  2. Ay gorrión, ¿esto qué era? ¿Una excusatio non petita para quienes te pudiesen acusar de ser el típico tío calzonazos que se va a vivir con su churri al minuto uno? ¿Intentabas ocultar que eres un romántico? Te voy a dar un consejo, ahora que estoy investida de competencias estatales y tengo autoridad para hacerlo: cuando te dé por pensar que la vida parejil es aburrida para los tipos güisqueros y duros como tú, buscas un espejo… Verás a un pelirrojo raro (que no es que sea feo, pero que tampoco tiene la barbilla ésa que dice la ciencia que nos pone a las tías cuando ovulamos) y luego buscas una foto de tu novia (con su cara linda) o pones la radio (para que te enteres de lo que es una crónica parlamentaria)… Y así comprobarás que te ha tocado la lotería, y encima tienes limpio el salón por primera vez en tu vida! Besos mil, pese a todo.

  3. la vida en pareja,aburrida o divertida?
    si hay conversacion vale , pero si se convierte en un monologo mal vamos, cosa que es muy habitual, tu verborreas y verborreas y en medio del monologo va y dices una inchoerencia y el que te asiente, eso si mirar ni una mirada para que si esta metido de lleno en los deportes o en no se que noticia que le interas mucho mas de lo que tu puedas decirle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s